Diseño

Somos un equipo de diseño integral

¿Por qué el diseño es una herramienta útil? ¿Cuál es su límite? ¿El trabajo de un estudio de diseño gráfico es accesible para todos?, ¿también para mí?

El diseño es una disciplina que permite hacer reales las ideas desde la creatividad, el conocimiento y la experiencia. Su capacidad resolutiva y adaptativa a las necesidades de las empresas, grandes o pequeñas, es natural porque el diseño es una especialidad dinámica y proactiva.

El potencial del diseño es difícil de medir. Si algo se puede pensar, existe una especialidad del diseño que pueda darle vida. Si algo se puede mejorar, otra especialidad del diseño puede optimizarlo. Y, si se necesita algo, otra especialidad diferente puede buscarlo, encontrarlo o crearlo. Por todo esto, el diseño profesional no tiene muchas limitaciones ya que el límite es la creatividad.

Los estudios de diseño gráfico desarrollan todo lo referente a las identidades corporativas lo que, en sí mismo, representa un trabajo global que se desarrolla desde los siguientes ámbitos:

Introducción a la Identidad Visual

Hoy en día el factor visual es muy importante porque nos seduce lo atractivo, lo diferente, lo que no es común, lo especial y en definitiva, lo que tiene un buen diseño. Por eso, la identidad visual de una compañía es un pilar fundamental. Con ella, una marca gana herramientas de comunicación, personalidad, diferenciación y solvencia.

La identidad visual es la tarjeta de presentación de una marca. Está formada por el conjunto de recursos gráficos que acompañan al logotipo que, en general, son los colores, las tipografías, las imágenes, vídeos e ilustraciones y cualquier otro elemento gráfico propio. Para gestionar y modular todos estos recursos es fundamental el trabajo de un estudio de diseño gráfico que comprenda la magnitud e importancia de cada uno de ellos y los articule unidos para desarrollar la identidad de las corporaciones.

Introducción a la Identidad Verbal

En paralelo a la identidad visual las marcas deben definir su identidad verbal, es decir, acotar qué dicen y cómo lo dicen. Porque, cuando una compañía define su identidad verbal, añade un rasgo más a su personalidad y, lo más importante, lanza mensajes unívocos a sus públicos.

La identidad verbal de una empresa está formada por la voz –que define y acota la personalidad de sus marcas, productos y servicios–, el tono –que modula la voz y le da un carácter propio– y el estilo –que define los mensajes que llegan a sus públicos–. Para el trabajo de los estudios de diseño gráfico el conjunto de todos estos elementos tiene un mismo fin: aportar coherencia a una compañía que, con el paso del tiempo, será lo que les diferencie de su competencia y les aporte valores intransferibles.

Introducción a la identidad auditiva

Nuestro día a día trascurre en entornos con múltiples estímulos. Son estímulos de todo tipo que nuestros sentidos perciben en mayor o menor medida. Algunos resultan imperceptibles pero, los que atraen nuestra atención, tienen capacidad evocadora y despiertan emociones.

Uno de los sentidos que muchas veces es desatendido por las marcas es el del oído aunque lo sonoro también tiene capacidad de comunicación. Por tanto, una de las cuestiones a la que pueden atender las compañías es a su identidad auditiva. En los estudios de diseño se trabaja esta especialidad del branding con colaboradores expertos que crean melodías y jingles para las marcas y que, como no puede ser de otra manera, se inspiran en los valores de la compañía buscando representar la esencia de su identidad de forma auditiva.

Además, la identidad auditiva también profundiza en qué tipo de voces deben acompañar a una marca: puede ser una voz femenina o masculina, joven o adulta, con carácter divertido o serio e incluso individual o coral para aludir a la diversidad.

Introducción al Packaging

Es la especialidad del diseño que trabaja en todo lo relativo a los envases y los contenedores de los productos. Al igual que cualquier otra aplicación de marca, el packaging debe reflejar el diseño corporativo y, al mismo tiempo, debe ser una pieza con especial visibilidad porque su diseño influye en la decisión de compra.

La masificación de productos, tanto en entornos comerciales online como en puntos de venta tradicionales, implica saturación de información y confusión los consumidores. Por eso, para que un producto destaque frente al resto debe tener un diseño reflexionado, original y llamativo. Pero esta especialidad de los estudios de diseño no sólo implica trabajo creativo porque, para que un envase llegue al punto de venta, necesita cumplir las normativas comerciales nacionales, europeas e internacionales de manera que el diseñador de packaging también es un experto en estas cuestiones.