Identidad corporativa > Identidad verbal > Eslogan

¿Qué es un eslogan publicitario?

aranda

¿Para qué sirven un eslogan?

¿Por qué es importante para mi marca?

Pensar que un eslogan es una frase corta más o menos ocurrente que trata de expresar “algo” sobre una marca es poco acertado. De la misma forma, creer que un eslogan es mejor cuanto más ingenioso también es un error considerable. Estos razonamientos, aunque extendidos incluso entre muchos profesionales del marketing, no se acercan ni de buen grado a la verdadera esencia y propósito de un buen eslogan: servir como mantra, como alma, como principio inherente que describe, sintetiza y expresa de la mejor manera posible aquello que hace sexy a una marca.

aranda

En pocas palabras

Un eslogan es una frase corta que captura la esencia de una marca, su personalidad y posicionamiento, y de esta manera diferencia esa marca de todas sus competidoras. Su origen proviene del gaélico sluagh ghairm, “grito de guerra”. Todo su valor (y de ahí su gran dificultad) reside en el hecho de que una marca pueda expresar de forma única, seductora y en unas pocas palabras su esencia, su intención, su propuesta, su razón de existir.

Requisitos mínimos

Crear un eslogan es un proceso complejo, profundo, fruto de un gran desarrollo analítico y estratégico. Esto hace que cumplir con todos los factores a tener en cuenta a priori no necesariamente sea garantía de éxito. Eso sí, tu eslogan deberá, como mínimo:

  • Ser breve, memorable y fácil de pronunciar.
  • Capturar la esencia de tu marca.
  • Resultar atractivo y seductor.
  • No parecerse o evocar a marcas competidoras.

Sinónimos y clasificaciones

El desarrollo del lenguaje publicitario y del marketing ha generado una auténtica avalancha de expresiones que a menudo se confunden y entrelazan. Eslogan, tagline, leit motiv, brand idea o claim de marca son algunas de ellas y, aunque con matices, responden al mismo concepto. También son muchas las formas de clasificarlos, os ponemos algunos ejemplos de eslogan y de su clasificación: se dividen en imperativos (como el mítico “Just do it” de Nike o el “Think different” de Apple), descriptivos (“Fairy, cunde más de lo que cuesta”), superlativos (“1880, El turrón más caro del mundo”), provocativos (“Nespresso, What else?”) y específicos (“HSBC, the world’s local bank”).