Packaging > Diseño de etiquetas de vino

¿Cómo es el diseño de etiquetas para el vino?

aranda

¿Cuál es la mejor etiqueta para un vino?

¿Cómo ayuda la etiqueta a vender un vino?

La etiqueta de vino es una disciplina en sí misma dentro del diseño de packaging. Es un sector que tiene un lenguaje propio que debemos conocer. La etiqueta es la encargada de establecer un diálogo entre nuestro vino y el consumidor en el punto de venta. Aporta información esencial sobre sus características y las de la bodega.

En Aranda cuidamos que todos los aspectos del diseño respondan de forma coherente a las cualidades y matices del vino.

aranda

¿Sólo una etiqueta?

La etiqueta no es lo único que se ha de diseñar dentro de una botella de vino, hay otros elementos que además de su función práctica, nos servirán de soporte gráfico y a diferenciar a nuestro producto.

El corcho: es fundamental para la conservación, impide el paso del aire y que el vino se oxide. Existen corchos sintéticos que permiten imprimir en ellos con mayor detalle.

La cápsula: protege el cuello de la botella y el corcho y ofrece cierta garantía de que la botella de vino nunca ha sido abierta.

La propia botella y sus formas, como veremos, también ayudarán a definir la personalidad de nuestro caldo.

¿Qué conseguimos diseñando una etiqueta?

El diseño de etiquetas tiene varios objetivos, clasificados de éste modo:

Etiqueta frontal: va adherida al envase, cubriendo solo una parte de éste. Son, por ejemplo, las etiquetas de botellas de vino.

Etiqueta envolvente: este tipo de etiqueta cubre completamente los laterales de un envase, y los extremos se unen con un pegado. Son las usadas en las latas de conserva.

Etiqueta colgante: son las habituales en la industria textil, los materiales pueden ser diversos, como papel, plástico o tela.

¿Qué tipos de botella existen?

Bordelesa: Es cilíndrica, alta y con los hombros marcados. es la botella más común, y la más usada en vinos tintos.

Borgoña: Diseño de botella más antiguo que se conoce. Es cilíndrica y ancha y sus hombros están en pendiente.

Botella Rhin: Fusiona estilos de las dos anteriores, siendo más estilizada con unos hombros muy caídos. Suele usarse para vinos blancos.

Botella Cava o Champagne: parecida a la botella borgoñesa. De hombros bajos y paredes gruesas, cuenta con una oquedad en su base para resistir mejor la presión de los vinos espumosos.

Jerezana: similar a la bordelesa, aunque tiene el cuello más largo. Tiene la peculiaridad de tener dos anchuras en su cuerpo con un abombamiento cerca del cuello. Se suele utilizar para envasar los finos de Jerez y las manzanillas.

¿Cómo imprimir una etiqueta de vino?

Podemos distinguir algunos de los tipos más comunes en base a su producción:

Etiqueta frontal: va adherida a la botella, cubriendo solo una parte de éste.

Fajas retráctiles: realizadas en material elástico, se adhieren al envase por encogimiento, adaptándose a la forma de la botella.

Serigrafía: mediante ésta técnica, la tinta se aplica directamente en el vidrio y la gráfica puede cubrir toda la superficie de la botella.