Identidad corporativa > Identidad visual > Diseño de logotipos

¿Qué es un logotipo?

aranda

¿Para que sirven los logos de empresa?

¿Qué es y por qué es esencial un logotipo para una compañía?

Se podría afirmar que una compañía sin logotipo es una compañía muda, sin voz. La importancia de la comunicación crece cada día, de tal manera que las empresas necesitan herramientas para expresarse en cualquier medio. Y el logotipo es el instrumento básico para hacerlo. Pero no sólo es fundamental para las empresas. También lo es para cualquier producto o servicio que, como tal, tenga que mantener contacto con sus públicos.

El logotipo es el corazón de la identidad de una marca, el elemento que expresa su personalidad inequívocamente y la pieza que abandera la comunicación corporativa. Y, aunque su carácter es simbólico, su poder es inmenso, de tal manera que es uno de los mayores activos de las compañías.

Pero no todas las empresas tienen las mismas necesidades y no todas las necesidades se resuelven de la misma manera. Por eso, un logotipo debe nacer de la reflexión profunda de cada caso particular y, para que tenga trascendencia, también debe estar bien diseñado y construido.

aranda

Puntos clave sobre los logotipos

¿Qué utilidad tiene un logotipo?

El logotipo permite que los públicos de una compañía, de un producto o de un servicio puedan identificarlo con rapidez y en cuestión de segundos. Porque el logo aporta visibilidad y diferenciación a las marcas en cualquier entorno: expresa la personalidad de una compañía, las cualidades de un producto o el objetivo de un servicio. Expresa también los valores inherentes de cada uno, lo que los diferencia y los hace únicos.

¿Por qué un logotipo debe perdurar en el tiempo? Y, ¿cómo lo consigue?

Cuando una compañía trabaja en el diseño de su logotipo, hace una apuesta que tiene que ser segura y estable en el tiempo. Si un mismo logotipo representa a una empresa, a un servicio o a un producto en un periodo largo del tiempo, facilita su reconocimiento y, lo más importante, genera afinidad día a día. Pero, ¿cómo conseguir que sea un elemento estable en el tiempo? Dos de las premisas para que así sea son: un diseño característico y memorable ajeno a tendencias pasajeras y una legibilidad óptima en todos los entornos en los que tenga presencia.

¿Qué clase de logotipos existen?

El diseño es una herramienta dinámica que se adapta a las necesidades de comunicación. La creatividad, la originalidad y la lógica son los instrumentos básicos en el proyecto de diseño de un logo, de tal manera que la innovación y la originalidad son fundamentales en este proceso.

Existen logotipos con símbolo –es decir, que incluyen una imagen literal o abstracta–. Existen logotipos sin símbolo –que son textuales y en los que los caracteres que lo configuran aportan personalidad–. Existen logotipos estáticos y dinámicos o existen logotipos sencillos y complejos. Cualquiera de estos tipos no llevan implícita una mayor o menor visibilidad, ya que el modo en que se resuelve y ejecuta es clave en todos los casos.

¿Cómo se trabaja con un logotipo?

Una vez que la compañía ha definido su logotipo, comienza la fase de normalización del mismo. En esta etapa se acotan diferentes normas de su uso como, por ejemplo, sus versiones, su área de respeto, su tamaño mínimo o sus proporciones de color. En general, se acotan todas las normativas que se deben tener en cuenta para evitar su distorsión y falta de coherencia.
Todas las normativas de uso y aplicación de un logotipo quedan recogidas en el manual de identidad visual, que es un documento clave de consulta. Este manual resume y recopila los datos esenciales de la marca lo que facilita la fase de implementación y asegura que el logo tenga una trayectoria duradera y feliz.