Identidad corporativa > Identidad verbal > Naming: nombres para empresas

¿Qué es el naming?

aranda

¿Cuál es un buen nombre para una empresa?

¿Cómo se crea el nombre perfecto?

El nombre es el primer elemento con el que tendrán contacto tus audiencias. Es el elemento más básico y será inalterable con el tiempo. Por ello su correcta creación es clave para que tu marca -y con ella tu negocio- tenga futuro en un entorno ultra-competitivo.

En el proceso de encontrar o construir la palabra que representa la identidad y concentra la esencia de una marca, producto o servicio; es habitual que nuestros clientes nos trasladen muchas dudas. Preguntas que surgen de manera natural, propias de un proceso complejo y emocionante que en Aranda tenemos la labor de guiar, despertando la máxima creatividad y aplicando una metodología pautada y estructurada.

aranda

Puntos clave en la creación de nombres para marcas y empresas

¿Qué es el naming?

El naming, o la creación de nombres para empresas y marcas, es un proceso estratégico por el cual definiremos el nombre de tu empresa, producto o servicio. Es la palabra (o palabras) que resultará clave para conseguir ubicarla en la posición deseada en el mercado, y lo que es más importante, en la mente de tus consumidores. El naming es una de una de las herramientas de marketing más importantes, y el punto de partida a partir del que desarrollaremos el resto de elementos de la identidad corporativa.
El presupuesto de crear un nombre para empresa dependerá del tamaño de la compañía y del número de mercados o negocios en que deberá funcionar.

¿Cómo es un buen nombre?

Dependiendo del proyecto los condicionantes serán distintos, pero hay algunas características que se mantienen en la creación de nombres para empresas:

  • Fácil de pronunciar
  • Fácil de recordar
  • Con ritmo
  • Atemporal
  • Diferencial
  • Positivo

¿Qué tipos de nombres existen?

Existen muchas clasificaciones posibles para agrupar tipos de naming. Podemos dividirlos en fundacionales (aquellos que llevan el nombre de la persona fundadora de la empresa, como Ralph Lauren), metafóricos (asocian una cualidad a la empresa, como Nike, la diosa de la victoria), descriptivos (wetransfer.com), acrónimos (PRISA, IBM), los llamados “sopa de letras”, en los que se altera el orden de las letras de una palabra para crear algo más propio como Netflix o Tumblr, combinados (mezclan dos o más tipos anteriores) y por último, los totalmente inventados, como Kodak, Shazam o YOMVI.

Como ves, el lenguaje permite elegir tantas combinaciones como nos sugiera nuestra imaginación. Por ello resulta fundamental llevar a cabo un proceso de creación dirigido, consciente y centrado para dar con la palabra o palabras que mejor definen tu empresa, producto o servicio.

¿Es importante registrar tu nombre?

La fase más compleja en la disciplina de la creación de nombres es la de registro.

Una vez conseguido el nombre de tu empresa o marca ideal, nuestros consejos son registrarlo para asegurarte su disponibilidad y protegerlo frente a otros competidores. Tu nombre no podrá ser igual o similar a otros ya registrados, por ello es necesario hacer una comprobación exhaustiva antes de desarrollar los materiales de comunicación.

En Aranda te guiaremos y acompañaremos paso a paso en el proceso de registro y protección de los nombres para que camines siempre sobre seguro.